Una carta abierta (y de amor) al equipo de Flat 101 - Flat 101

Una carta abierta (y de amor) al equipo de Flat 101

Cuando creas una empresa navegas siempre por un mar de dudas, desde el primer día: ¿tendré suficientes clientes?, ¿ganaré dinero?, ¿contrato más gente?, ¿cómo consigo de cliente a este tipo de empresa?, ¿cómo puedo captar talento?, y así todos los días, año tras año. No se acaba nunca. Cuando resuelves una duda, aparecen dos nuevas.

Cuando creas una empresa navegas siempre por un mar de dudas, desde el primer día: ¿tendré suficientes clientes?, ¿ganaré dinero?, ¿contrato más gente?, ¿cómo consigo de cliente a este tipo de empresa?, ¿cómo puedo captar talento?, y así todos los días, año tras año. No se acaba nunca. Cuando resuelves una duda, aparecen dos nuevas. Cada vez que subes un nivel (por facturación, tamaño, alcance…) aparecen nuevos interrogantes. Y da igual lo que hayas estudiado o lo que te hayan contado. El grueso de tu experiencia es solo tuya. Aunque claro, vas aprendiendo. Poco a poco. Y sobre todo aprendes a vivir con la incertidumbre y aprendes a vivir en el cambio permanente.
Y siempre te enfrentas a las dudas de la misma manera: valoras el entorno, analizas los datos e información que tienes y tomas decisiones. A veces aciertas, a veces no. Pero en general hay pocas certezas. Aunque poco a poco vas aprendiendo y teniendo unas unas cuantas cosas muy claras. Los aprendizajes se quedan, y rara vez te sorprendes. Lo que ha sucedido varias veces y ves que vuelve a acercarse rara vez se resuelve de forma distinta. No suele haber sorpresas. Nuestro comportamiento es mucho más predecible de lo que nos creemos.

Ahora mismo hay más dudas que nunca, pero yo tengo una certeza enorme. Trabajo con la mejor gente del mundo.

Y lo digo así porque es así. Porque en estos días todas las personas del equipo de Flat 101 me (nos) han enseñado su valía, capacidad, interés, ganas, compromiso e ilusión con este proyecto que se llama Flat 101 y del que todos formamos parte y al que todos damos forma. Todos, absolutamente todos han demostrado su interés y compromiso en Flat 101 en el que quizás es uno de los momentos más complejos en la vida de todos, desde la gente que empezó a trabajar en marzo y aún no ha podido coincidir con sus compañeros en las oficinas por culpa del Covid-19  a gente con ya muchos años en Flat 101 y otros que llevan suficiente tiempo pero que ya entraron cuando Flat 101 era un poquito más grande que al principio. Para mi son los mejores profesionales y personas con los que he compartido espacio laboral y me enorgullezco de trabajar con ellos y de aprender con ellos cada día.
Gente que se preocupa por sus compañeros, por sus clientes, que se toma el trabajo en serio aunque no haya que ser serio en el trabajo (esos disfraces en la oficina, esas catas de vino, esas diademas de reno en Navidad) y que demuestra un interés en lo que hace y en cómo lo hace a prueba de bomba.

Y todo esto es gracias a la cultura que hemos creado entre todos.

Nunca había creído en la cultura de empresa, seguramente porque aquellas en las que había trabajado antes de ser autónomo y empresario presumían de tener cultura de empresa pero no la practicaban. Muchas presentaciones hablando del ADN de la empresa y de sus valores, pero muy poca realidad de eso en el día a día. Grandes frases y mensajes pero comportamientos no acordes con esos mensajes. No había consistencia. No me lo creía.
La cultura de empresa es un intangible que suena estupendo, pero muy difícil de materializar. En realidad el concepto es muy sencillo: asocias a tu empresa una serie de atributos que la definen, que la representan, que forman parte de su identidad. El problema viene cuando esos atributos que asocias no existen en la empresa, no se ven por ningún lado, pero los pones muy grandes en tus keynotes.
Los primeros que deben trasladar esa cultura al día a día somos los socios. ¿Cómo puedo decirle yo a alguien que se comprometa con un proyecto de un cliente si yo no lo hago? El ejemplo se predica haciendo, y creo que eso lo hemos hecho bien, aunque quien debería valorarlo y afirmarlo sería alguno de mis compañeros de trabajo.
Nosotros nunca nos hemos sentado a definir nuestra cultura de empresa. Nunca. Al menos de manera consciente. Nunca hubo una reunión llamada “Definir cultura de empresa”. Teníamos muy claro lo que queríamos hacer y lo que no, y cómo hacerlo. Y esas directrices implican una serie de atributos para Flat 101: responsabilidad, coherencia, honestidad, autonomía, conciliación, compromiso, respeto, diversidad, etc. Y resulta que sin quererlo creamos nuestra cultura de empresa. Y este grupo maravilloso de personas que son Flat 101 creen en esa cultura y la practican todos los días. Y entre todos hemos creado esa cultura de forma muy natural, sobre todo gracias a tener claro tanto lo que queremos para la empresa y las personas como lo que no queremos.
Y te das cuenta de que la cultura de empresa es real cuando en la empresa trabajan personas que no encajan con esos atributos o valores. Porque no duran. Al no comulgar con esa forma de hacer las cosas y esos valores, esas personas acaban por irse, porque no encajan. Es así de sencillo. No es un drama. Es una realidad. Las personas necesitamos sentirnos integrados en un entorno, útiles, sentir que lo que hacemos tiene sentido y responde a lo pensamos como individuos y a como nos comportamos. Si eso no sucede, estarás un tiempo, pero no durarás. El propio entorno, la propia cultura de empresa, al ser real, te hace entender que ese no es tu lugar.
Y en estos momentos que estamos viviendo, seguramente los más complejos y difíciles de mi vida como empresario, te das cuenta de que esa cultura es real, porque las personas del equipo se comportan conforme a esos valores y reaccionan en consecuencia, siendo más equipo que nunca. Y si antes se ayudaban y apoyaban, ahora lo hacen más, y si sus proyectos eran importantes, ahora lo son más aún, si es posible. Y en este caso concreto, nuestro, de Flat 101, no puedo sentirme más feliz y orgulloso de las personas con las que trabajo todos los días, que no han dejado de enseñarme su compromiso, interés y esfuerzo día tras día. Creo que la foto que encabeza este post (noviembre de 2019, aunque falta gente) nos refleja a la perfección. Somos una familia y nos comportamos como tal.
Seguiremos trabajando como hasta ahora todos y cada día y gracias a eso construiremos la mejor empresa posible para todos. Simplemente, gracias equipo. Espero estar a vuestra altura.
Parte del equipo de Flat 101 en noviembre de 2019.

14 respuestas a “Una carta abierta (y de amor) al equipo de Flat 101”

  1. Zoila dice:

    Preciosas líneas.

    Gracias por compartir con nosotros sabiduría, consejos y risas.

    Un gran abrazo virtual a todos los Flatters y un brindis con Disaronno.

    🖤

    1. Ricardo Tayar dice:

      Zoila, el Disaronno es importante. Es fundamental, como el Tía María o el Sheridan´s. Y espero que pronto, ojalá muy pronto, podamos tomarnos unos cuantos todos juntos riendo y celebrando la vida. Gracias por estar aquí ahora.

  2. Sancho A dice:

    Tuve la suerte de estudiar con Don Justo Villafañe, te dan las bases pero la vida es la que te enseña, y en este sector mucho más. Palabras de un empresario en un momento que bien podría describir una escena irreal de García Márquez.
    Hoy he vuelto a aprender, gracias.

    “Las personas necesitamos sentirnos integradas en un entorno, útiles, sentir que lo que hacemos tiene sentido y responde a lo que pensamos como individuos y a cómo nos comportamos”

    1. Ricardo Tayar dice:

      Hola Sancho. No te conozco (o eso creo) pero te agradezco enormemente tus palabras. Simplemente he escrito lo que pienso y vivo estos días y si te ha ayudado o alegrado me parece fantástico y me alegro un montón. Un saludo. INvestivaré quien era Don Justo.

  3. Pat dice:

    Hola Ricardo,
    Tus palabras transmiten tanto que es fácil imaginar cómo es el día a día en Flat 101.
    Cuando veo que vuestra empresa crece y crece no me cabe duda que es por esa Cultura que comentas y que siempre es de “arriba hacia abajo”
    Te sigo mucho en redes y siempre leo que falta talento en el mercado y coincido, pero eso se aprende, claro que lleva tiempo e inversión en tiempo, pero buena persona sé es o no sé es! Me alegran y me dan mucha esperanza tus palabras. Felicitaciones a todo el equipo!

    1. Ricardo Tayar dice:

      Gracias Pat por tus palabras. Como yo mismo digo en el post no creí en las culturas de empresas porque aquellas en las que trabajé durante muchos años no las practicaban. Decían que lo hacían, pero no. Pero en mi experiencia en Flat 101 mi opinión ha cambiado radicalmente. La cultura de empresa es fundamental para que las personas no solo se sientan a gusto con lo que hacen, sino para que tengan motivación, ganas, afán de superación y den su mejor versión en todos los aspectos. Y me enorgullece mucho sentirme parte de una empresa en donde realmente practicamos nuestra cultura todos los días.

      Espero que algún día nos veamos en persona y nos conozcamos. Un saludo, Ricardo.

  4. Alejandra Gallego dice:

    Estamos demasiado (mal) acostumbrados a jefes inseguros que intentan hacerte sentir menos y al encorsetamiento máximo en el entorno laboral. Que suerte tiene tu equipo de tener un líder que les valore y lo transmita tan abiertamente. Que sepa lo importante que es crecer juntos y no unos encima de otros.

    👏🏻👏🏻👏🏻

    1. Ricardo Tayar dice:

      Alejandra! Gracias por tus palabras, de verdad. Ambos sabemos de lo que hablamos y es verdad que parece que la norma general en muchas empresas es hacer de menos al equipo, pero es que sencillamente no es posible. Sin equipo no vas a ningún lado, y sin cultura real ese equipo no se comporta como tal. Yo siempre me he sentido más a gusto rodeado de gente competente, que sabe mucho más que yo de muchas cosas, que en un entorno donde se prima la escalada a cualquier precio. Y como no creo en eso lógicamente no lo transmito. Cuídate mucho!

  5. Dani Royo dice:

    ¡Me encanta! Me gusta sobretodo, a parte de otras muchas citas del texto, lo de… “que se toma el trabajo en serio aunque no haya que ser serio en el trabajo”… totally true!

    Un abrazo!

    1. Ricardo Tayar dice:

      A ver Dani, que tú eres parte del equipo… ya tú sabes. No estás, pero estás. Vienes a los eventos de Flat 101 y te comportas como uno más. Ojalá pudieras seguir por aquí. Un abrazo enorme señor!

  6. Ander dice:

    Desde el cariño y respeto creo que la cultura no se cuenta, se transmite y no creo que haga falta publicarla.

    1. Ricardo Tayar dice:

      Hola Ander. Gracias por tu comentario, que me ha sorprendido un tanto por el tono y por las palabras “no creo que haga falta publicarla”. En esto no estoy de acuerdo contigo.

      Yo creo que es necesario que las empresas contemos cómo hacemos las cosas (y eso incluye la cultura de cada uno) porque es importante para establecer un estándar de calidad en lo que hacemos, por un lado, y porque es la forma de que otros puedan aprender algo, inspirarse o aplicar algo en cada caso para funcionar mejor como empresas o profesionales, por otro lado.

      Gracias a que otras empresas y personas han contado como hicieron ese trabajo de cultura de empresa yo he podido desarrollar la nuestra. Si hubiera tenido que hacerlo desde cero, no habría sabido. Si otros no me hubieran contado nunca sus valores, su cultura, etc, me hubiera sido mucho más difícil construir nuestra cultura.

      Fíjate por ejemplo en “Creatividad S.A.” de Edwin Catmull, que he leido. Un libro entero hablando de cultura de empresa. En este caso de Pixar. Gracias a esas historias se puede entender la importancia de implantar una cultura y al menos tienes un modelo para comenzar a hacer tu trabajo. Y este es solo un ejemplo basado en el último libro que he leido sobre la materia. Hay cientos.

      Es importante contar, publicar, charlar y mostrar lo que se hace, porque es la única forma de aprender.

  7. Paula García Esteban dice:

    Mi más sincera enhorabuena y admiración, Ricardo. Tuve la suerte de asistir a un taller que impartiste en Albacete hace unos 5 años y desde entonces he leído tus libros y sigo a Flat 101 de cerca… en principio, porque me encanta el enfoque “científico” (procedimentado, metodológico o como se quiera llamar) en vuestra forma de hacer las cosas, pero tras asistir a varias Digital Sessions (las que pude…), habéis subido aún más de nivel. SE PALPABA esa cultura.

    1. Ricardo Tayar dice:

      Muchísimas gracias por tus palabras Paula, de verdad. Recuerdo esos talleres de Albacete (los hice dos años) con mucho cariño y la verdad es que estuvieron muy bien. Muy pero que muy intensos. Que alguien como tú, desde fuera, diga que la cultura se palpaba en las Sessions es oro puro para nosotros, de verdad. Muchas gracias. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si necesitas especialistas para desarrollar o mejorar tu negocio digital, podemos ayudarte

  • Los datos que nos faciliten el usuario a través este formulario se incorporarán a tratamientos cuyo responsable es FLAT 101 S.L. con CIF B99393613 y domicilio social en Avda. Maria Zambrano, nº 31, Edif. WTCZ, Torre Oeste, 12D, 50018 de Zaragoza. Puede contactar llamando al 976419856 o a través del correo electrónico info@flat101.es. La finalidad de recogida de datos en este formulario es poder contestar las consultas planteadas y enviar al usuario la información solicitada a través del correo electrónico o teléfono indicados en el formulario. Solo se realizan cesiones si existe una obligación legal. Reservados sus derechos a acceder, rectificar y suprimir, así como otros derechos, como se indica en la Política de Privacidad.