Cómo elegir tu modelo de negocio

Estrategia de negocio

Pasos para comenzar con éxito un negocio

En la mayoría de las ocasiones el gran error que comenten los emprendedores a la hora de lanzarse a crear una empresa, sea física o online, es no tener establecido, desde un primer momento, el modelo de negocio que quieren o necesitan. Es más que importante responder a una serie de preguntas antes de comenzar a invertir dinero y sumergirte en la piscina del emprendimiento, para ello hay que aprender a nadar y, supongo que no sólo queremos defendernos, ¿no? Pretendemos conseguir hacer numerosos largos a braza, a crol y a mariposa.

¿Cómo elegir tu modelo de negocio?

  1. ¿Cuál es nuestro entorno? Es decir, dónde se va a mover nuestro negocio. ¿Cuál es la tendencia actual del mercado? ¿Quién es mi competencia? ¿Qué hace mi competencia?
  2. ¿Quiénes serán nuestro clientes potenciales? No es lo mismo dirigirse a mujeres de mediana edad, que afrontar la comunicación con adolescentes, ya que el valor que les ofrezcamos no será el mismo. Si, por ejemplo, vendes tablas de repuesto para monopatines, la estrategia tendrá que adaptarse a los aficionados a este deporte. Tendremos que amoldar las campañas, el lenguaje, la imagen de marca…
  3. ¿Qué valor proporcionamos a nuestros clientes? ¿Estamos ayudando a nuestro usuarios a resolver un problema o necesidad que tienen? Volvemos al caso de los repuestos de monopatín. Si nuestro público objetivo patinador cada vez que prueba a hacer un salto diferente rompe la tabla,   y no encuentra ningún sitio dónde vendan únicamente los recambios, y nosotros se lo ofrecemos, estamos marcando nuestro valor diferenciador con respecto a la competencia. Además, también podemos ofrecerles ruedas, ejes y más recambios que hayamos analizado que necesita este tipo de segmento de consumidores. Y, ¿sólo venderemos repuestos para tablas? O hemos analizado que este tipo de clientes también suelen comprar ropa especializada en este deporte. ¿Me conviene?
  4. Todo esto está muy bien, pero no sirve de nada si no nos conocen. Sabiendo ya quiénes serán nuestros posibles consumidores de nuestros productos, tenemos que saber por donde se mueven. Si anunciamos nuestros servicios por Linkedin, y nuestros clientes están en Twitter o en Tuenti, ¿de qué nos sirve estar ofreciendo algo que un sector de la población necesita si no se están enterando? Analiza por dónde se mueven, por dónde comunican sus necesidades y cuáles son los canales más utilizados. Y recuerda un dato: “La mayoría de los nuevos negocios fracasan por la falta de clientes no porque tengan un mal producto”. Saber llegar a tus potenciales clientes es clave a la hora de emprender. No todo es construir el producto “perfecto”.
  5. Decide cuál es la mejor forma de hacerles llegar tu producto. Si los jóvenes patinadores, en general, no disponen de tarjetas de crédito, y suelen pagar por PayPal, blanco y en botella. Además, ¿ellos prefieren ir a buscarlo a una tienda de su ciudad y ahorrarse la mitad de los gastos de envío? Pues listo. Tendrás que hacer también contacto con tiendas especializadas en este sector.
  6. ¿Has decido la atención que vas a dar a tus clientes? ¿Por qué canales? Algunos de nuestros usuarios podrán tener dudas sobre su futura compra, o sobre lo que acaban de adquirir. ¿Vamos a estar ahí cuando pregunten? ¿Por dónde? Y ¿De qué forma?
  7. Hasta aquí hemos definido cómo vamos a abordar el mercado con nuestra idea de negocio, y ahora deberemos ver qué tareas tenemos que realizar para que todo funcione y quién las va a realizar (interno o externo). Ten claro desde el primer momento quienes serán tus proveedores y por qué éstos y no otros. ¿Tendremos partners? ¿Comerciales externos? ¿Patrocinaremos eventos?
  8. Tras tener todo lo anterior claro, deberemos estimar cuánto vamos a ingresar con ello y cuánto cuesta todo lo que hemos dicho que vamos a hacer. Uno de los pasos más importantes es hacer un análisis de ingresos y gastos antes de empezar. Si mi proveedor me vende esta pieza a tal precio y los costes en los que incurrimos (promoción, compra al proveedor, envíos, etc.) para vender dicha pieza a mi cliente es tanto, ¿a cuánto tengo que vender el material si quiero ganar dinero? O lo que es más importante, ¿cuánto están dispuestos a pagar mis clientes potenciales por el producto que yo les ofrezco? Ésta última debería ser nuestra referencia. Una forma sencilla de realizar este ejercicio es usar como herramienta el Business Model Canvas popularizado por Osterwalder & Pigneur:
bussiness Model Canvas

Foto: advenio.es

 

El plan de empresa de los repuestos de monopatines, como habréis imaginado, es un caso ficticio, pero basado en una experiencia real (salvando todas las distancias). Detrás de cada uno de los pasos hay un intenso análisis que es necesario realizar. Espero que os sirva por lo menos para orientaros e identificar los pasos a seguir.  La estrategia de negocio no es algo estático, sino que hay que ir revisándola constantemente, ya que si cambia cualquier elemento, todo lo demás es susceptible de modificarse. Aquí os dejamos la presentación de Sandra Navarro, la Project Manager de Flat101, dónde explica paso a paso lo que hemos expuesto anteriormente. Estas diapositivas fueron presentadas en el Congreso Web 2013 en un taller sobre la definición y gestión de modelo de negocio de un nuevo proyecto online.

 

 

 

Espero que os haya servido, si es así ¡comparte!.


Una respuesta a “Cómo elegir tu modelo de negocio”

  1. […] de dudas sobre cómo llevar a cabo nuestro modelo de negocio. En un post anterior explicábamos cómo definir adecuadamente nuestro nuevo proyecto y empezar desde el principio con buen pie. En este artículo vamos un paso más allá. Una vez […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si necesitas especialistas para desarrollar o mejorar tu negocio digital, podemos ayudarte